Compartir
Publicidad

Desarrollando una mente más flexible

Desarrollando una mente más flexible
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No todo en la vida es color de rosa, ni blanco, ni negro, pero si matices de color gris. Es una gran habilidad desarrollar una mente más flexible, que nos ayude a lidiar con el caos, perdidas, los grandes cambios en la vida, pequeñas frustraciones y todas las cosas que la vida nos arroja.

Hace poco encontré un artículo muy interesante de unos de mis blog favoritos "Zen habits", que sentí la necesidad de compartir esta sabiduría que puede mejorar nuestra vida de muchas maneras. una mete flexible nos conduce a tener mas paz, a adaptarnos al cambio y a aceptar los nuevos retos con una sonrisa. ¿Suena bien, no lo crees? Veamos como lograrlo en esta nota.

Una mente flexible, lleva su tiempo desarrollarla. Cuando no poseemos esta habilidad, nuestra mente empieza a sentir rigidez, frustración, irritación, enojo, decepción, la sensación de estar equivocados o atacados. Para evitar todas estas situaciones, la mayoría de la veces auto inducidas, hagamos lo siguiente:

  1. Ve la opresión: si te notas frustrado, en dificultades y sientes una opresión, es una señal para reaccionar. Quiere decir que estamos recibiendo una lección de la vida, y según el autor de Zen habits, debemos celebrar el momento y agradecer por la alerta. Todo depende de como actuemos frente a cada situación, de preferencia de manera positiva.
  2. No actúes: el mayor daño viene de la manera en que reaccionamos ante la frustración, las acciones pueden incluir cerrarse y no hablar con nadie. Cuando sentimos opresión, lo mejor es no actuar de ninguna manera dañina. En su lugar analizar que es lo que esta ocurriendo en nuestro interior.
  3. Permanecer con el sentimiento: dirigir nuestra atención hacia el sentimiento y solo observarlo. Ver que es algo que esta surgiendo, pero no necesariamente a nosotros. Es como una nube pasando a través del cielo, no es gran cosa. Explorémoslo con curiosidad.
  4. Darle espacio y compasión: si esa nube esta surgiendo, entonces tratemos de hacer mas grande el cielo para que flote en el. En lugar de vernos inmersos en esa nube, tratemos de ampliar el horizonte, y sentir compasión, es decir, "esta bien sentirlo, pero no nos quedemos ahí".
  5. Relajarnos y desapegarnos: dejar pasar el problema, soltarlos, dejar que nonos importe, y seguir con la corriente, relajarnos, agradeciendo por todo los que nos rodea.

  6. Decir: "no lo sé": esta es la clave, después de estar relajados, decirnos a nosotros mismos: "No sé como deberían de ser la cosas", "Ni siquiera sé como deberían serlo ahora mismo". Entonces, dejar un espacio e investigarlo: ¿Cuál es la verdad acerca de este momento?, ¿Cómo reaccionaría alguien mas, y por que actuarían de esa manera?

En conclusión, aunque todo esto suene muy místico, una mente flexible nos puede ayudar ser mejores personas y estar en paz con nosotros mismos. Todo depende de como reaccionemos ante las situaciones. Recordemos que siempre es preferible actuar de la manera mas prudente, consciente dando lugar a las buenas relaciones y a la compasión.

Vía | Zen Habits

Imagen | Mycatkins
En Vitónica México | Mejora tu vida con la meditación
En Vitónica México | Comer de manera consciente, otra forma de disfrutar la dieta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio