Compartir
Publicidad

4 alimentos que nos dijeron eran malos, pero no lo son.

4 alimentos que nos dijeron eran malos, pero no lo son.
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos aprendido a distinguir alimentos que nos venden como light pero que en realidad no lo son, leemos, investigamos y nos preocupamos por lo que consumimos, estamos viviendo justo una etapa de transición entre la era de "solo querernos bien" vs. la nueva etapa donde nos importa la salud, vernos y sentirnos bien, sin embargo existen alimentos que crearon una mala reputación en los últimos años y que hoy en día en este "despertar" saludable estamos a penas aprendiendo que no son tan malos como nos los pintaron. Descubre a continuación cuáles son.

  1. Aceite de coco: Durante mucho tiempo el aceite de coco estuvo satanizado por la industria de la alimentación y los nutriólogos por sus altos niveles de grasas saturadas, sin embargo hoy hemos descubierto que la grasa no es nuestro enemigo. El aceite de coco contribuye a muchos beneficios para nuestro cuerpo, como darnos brillo y suavidad en el pelo, cuidar nuestra piel, aliviar el estrés, perder peso, mejorar nuestra digestión y metabolismo, e inclusive esta ligada directamente a mejorías en pacientes con enfermedades como la diabetes, HIV y cáncer; todos estos beneficios se pueden atribuir a la presencia del ácido láurico, cáprico y caprílico.
  2. aceitedecoco

  3. Cáñamo (Hemp): Categorizada como una superfood o super alimento, la planta de cáñamo, conocida también como Hemp, es simplemente una maravilla por donde la queramos ver. Sus aceites contienen todos los aminoácidos esenciales en cantidades significativas y en un volumen casi perfecto. Cuando consumimos semillas o aceite de Hemp, nuestro cuerpo obtiene mucho de lo que necesita sin el golpe de calorías de los nutrientes no-esenciales.
  4. hemp

  5. Huevo. Y me refiero al huevo orgánico que cada vez podemos conseguir con mayor facilidad en tiendas de autoservicio, es bajo en calorías, alto en vitaminas y una poderosa fuente de proteína. Durante muchos años se decreto al huevo como un enemigo público, acusándolo de enfermedades relacionadas al colesterol alto, sin embargo hoy en día se ha comprobado que el huevo produce proteínas que imitan la acción de poderosas drogas que bajan el ritmo cardiaco.

    Lo único que valdría la pena revisar es la calidad del huevo y esta solo se puede conocer verificando la granja, como eso no sucede en la vida diaria, solo nos queda buscar huevo certificado como orgánico, ya que las fábricas de huevo son de las peores que existen en el mundo en cuanto a procedimientos y manipulaciones. Un huevo no-orgánico puede contener químicos, hormonas, organismos genéticamente modificados y otras cosas que no queremos en nuestro cuerpo.

  6. Sal. En México entro hace poco una ley en vigor que dictaba que en las mesas de los restaurantes no debe de haber saleros, durante muchos años se demonizó el consumo de sal, sin embargo reportes recientes nos han mostrado que no es un peligro para la salud. La clave esta en saber diferenciar la sal buena de la sal mala.

    La sal de mesa es recristalizada y se trata con químicos que precipitan casi todos los minerales que contiene y se le añade toda una gama de químicos que pueden causar muchos problemas en el cuerpo. Pero el problema no es la sal, es el tipo de sal que usamos.

    La sal de mar que no es refinada ni tratada con químicos es, de hecho, buena para la salud. “Estas sales minerales son idénticas a los elementos de los que está hecho nuestro cuerpo y fueron encontrados en el primer océano de dónde se originó la vida”, apunta Barbara Hendel, investigadores y coautora de Water & Salet, The Essence of Life. "Tenemos lágrimas saladas y sudor salado. La composición química y mineral de nuestra sangre y fluidos corporales es similar al agua de mar. Desde los comienzos de la vida, al igual que los bebés que aún no nacen, estamos envueltos en un fluido salino" apunta la Dra. Hendel.

  7. Imagenes | peddhapati | Phú Thịnh Co | Coleen Danger En Vitónica México | La relación entre el cáncer y la mala alimentación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio